AUSENCIAS DEL TRABAJADOR POR ENFERMEDAD DE UN HIJO

En el contrato de trabajo las partes contraen obligaciones cuyo cumplimiento se repite a lo largo del tiempo. La obligación del trabajador de prestar el servicio se interrumpe por las pausas entre jornadas, por el descanso semanal y por las vacaciones.

En la generalidad de los casos el trabajador debe concurrir al establecimiento del empleador a cumplir su débito laboral. Puede ocurrir alguna contingencia que afecte a un integrante de la familia del trabajador y que impida temporariamente la asistencia de éste a su empleo. Esta situación adquiere relevancia cuando el impedimento se origina en la enfermedad de un hijo que convive con el trabajador o la trabajadora y que requiere asistencia y los cuidados que pueden ser urgentes según las características y gravedad de la enfermedad. En ese caso, el trabajador atenderá la urgencia producida en su hogar y faltará a su empleo. Se plantea cuál es la situación del trabajador en ese supuesto frente a sus obligaciones laborales.

La ley de contrato de trabajo no ha contemplado esa situación particular al establecer las licencias especiales remuneradas a las que el trabajador tiene derecho cuando ocurren ciertos acontecimientos o se contemplan circunstancias especiales para conceder la licencia (matrimonio del trabajador, nacimiento de hijo, fallecimiento de personas que integran la familia del trabajador, exámenes que éste deba rendir en la enseñanza media o universitaria, LCT, artículo 158)

En el caso de la mujer trabajadora que tenga un hijo enfermo, menor de edad a su cargo, al que deba cuidar, la ley ha establecido que la trabajadora puede optar por rescindir el contrato de trabajo con derecho a percibir una compensación por tiempo de servicio o quedar en situación de excedencia (cuyos efectos son similares a los de una licencia sin goce de sueldo) por un período no inferior a tres meses ni superior a seis meses (LCT, arttículo 183 párrafo final) Pero la aplicación de la norma ha quedado postergada, pues la ley dispuso otorgar este derecho "con los alcances y limitaciones que establezca la reglamentación" La norma reglamentaria no fue dictada aún, omisión que perjudica el ejercicio de este derecho.

Se debe también examinar si la situación mencionada ha sido contemplada por el convenio colectivo de trabajo que resulte aplicable al trabajador.

Los convenios que han tratado en particular el supuesto considerado brindan soluciones diversas, al establecer una licencia para el trabajador. Así, el convenio colectivo de trabajo para empleados de comercio dispone que "El empleador otorgará sin goce de remuneraciones licencia por hasta 30 días por año, por enfermedad de cónyuge, padres o hijos que requiera necesariamente la asistencia personal del empleado" circunstancia que se puede comprobar mediante certificado médico o el control médico dispuesto por el empleador (CCT 130/75, artículo 78) En cambio, el convenio colectivo de trabajo para trabajadores metalúrgicos 260/75 establece una licencia paga para el supuesto de enfermedad o accidente grave del cónyuge, padres o hijos, que convivan y estén a exclusivo cargo de un obrero o empleado, debidamente comprobado. El empleador deberá conceder el permiso necesario para la atención del paciente y tendrá derecho a verificar por su médico o por visitadora social la veracidad de la causa invocada. El trabajador que debiera faltar a sus tareas por esas circunstancias, deberá dar aviso al empleador. La licencia se concederá al trabajador hasta un máximo de dos o tres meses por año según que su antigüedad sea inferior o superior a los diez años respectivamente (CCT 260/75, artículo 40, inciso h)

En consecuencia, para determinar la situación del trabajador habrá que consultar el convenio colectivo aplicable. Si la norma convencional no tratara esta cuestión, la ausencia será justificada si por la enfermedad del hijo resultó imposible para el trabajador concurrir al trabajo, pero el devengamiento del salario quedará a consideración del empleador al no haber una norma legal que disponga una licencia especial remunerada.

Fuente: Enrique Caviglia - www.iprofesional.com