El laboratorio clínico y las enfermedades profesionales

Las enfermedades profesionales hicieron su aparición con la revolución industrial; en la actualidad la salud ocupacional estudia, trata y previene esas enfermedades; de ahí que el laboratorio clínico sea de suma importancia con los exámenes que realiza como apoyo diagnóstico para el médico.

Cada empresa establece de acuerdo a los factores de riesgo y a las condiciones de trabajo, los exámenes clínicos necesarios para evaluar el estado de salud de los trabajadores, puesto que un trastorno físico e incluso psíquico, puede ser provocado por inhalación, contacto cutáneo o ingestión de alguna sustancia de origen industrial; en representación de estas sustancias se encuentran los metales pesados, compuestos inorgánicos, plaguicidas y agentes productores de cáncer.

Como consecuencia de la revolución industrial, fueron necesarios nuevos procedimientos, maquinarias, herramientas, materias primas y mano de obra; debido a éste proceso, nuevas enfermedades (enfermedades profesionales), aparecieron en el ambiente social y médico, causadas por la exposición de los trabajadores a ruidos, altas temperaturas, gases tóxicos y materiales químicos entre otros (tabla 1). Por esta razón fue necesario poner especial interés en la prevención y tratamiento de los trastornos ocasionados, transformándose en todo un sistema que hoy, muchos años después, se conoce como salud ocupacional.

En éste campo de la salud ocupacional, el laboratorio clínico es herramienta fundamental de apoyo para el estudio y diagnóstico médico de algunas de las enfermedades profesionales; lo que es más, en el riesgo de exposición, como la agricultura, minería, industria (textil, química, metalmecánica, petrolera, alimentos, eléctrica, etc.); al igual que aquellos trabajadores en comunicaciones, profesionales de la salud e incluso del departamento de bomberos.

Exámenes laborales
Muchas personas al conseguir un nuevo trabajo en una empresa, se enfrentan a una serie de solicitudes de exámenes clínicos y paraclínicos (exámenes especiales para evaluar la visión, audición, función pulmonar, etc.) sin entender el porque hay que efectuarlos. La razón radica, en la necesidad (y obligatoriedad) que tienen las empresas de determinar las condiciones de salud físicas y sicológicas del trabajador, tanto antes de que ingrese este a laborar como durante el periodo laborado e incluso en el momento en el que se retira de la compañía. Por consiguiente, las compañías realizan:

- Exámenes de ingreso: conjunto de exámenes clínicos y paraclínicos que se le practican a un aspirante, como requisito para ingresar a la empresa, con miras a determinar sus condiciones de salud, susceptibilidad y aptitud funcional para el cargo específico al que aspira. Las ayudas diagnósticas se solicitan de acuerdo con los factores de riesgo a los cuales va a estar expuesto, o al tipo de trabajo que va a realizar. Es así como los análisis más frecuentes son: serologia o V.D.R.L. (para investigar sífilis), hemoclasificación o factor Rh, prueba de embarazo (en mujeres), parcial de orina, coprológico, cuadro hemático y algunos menos frecuentes como colesterol total, colesterol HDL, glicemia (azúcar en sangre) y ácido úrico, los cuales se realizan especialmente en personas mayores de 35 años para prevenir o diagnosticar enfermedades cardiovasculares o diabetes (tabla 2).

Adicionalmente para las personas que estén recibiendo, preparando y distribuyendo alimentos que se van a dar al consumo, es necesario efectuar un control, mediante análisis como frotis y cultivo de garganta, examen de uñas, y baciloscopia (examen de esputo o expectoración). El objeto de estos análisis es detectar la presencia de bacterias que puedan transmitirse en el trabajo y que originen enfermedades infecciosas.

- Exámenes periódicos: conjunto de exámenes clínicos y paraclínicos que se le practican al trabajador en forma periódica, con el fin de identificar cambios subclínicos o clínicos en su salud, es decir que puedan o no ser percibidos por la persona, relacionados a la exposición de factores de riesgo en su sitio de trabajo, o a un accidente laboral. Los exámenes dependen de las condiciones de trabajo, del estado de salud de la persona y de las recomendaciones de vigilancia epidemiológica. El promedio de realizar estos exámenes es anual, pero en ciertas ocupaciones en que la exposición a facrores de riesgo es muy marcada pueden ordenarse con interválos más reducidos.

- Exámenes post-incapacidad: el objetivo es determinar el estado general de salud y verificar si las condiciones funcionales del individuo al reingreso son compatibles con el cargo que desempeña.

- Exámenes de retiro: determinan las estado de salud del trabajador en el momento del egreso. Estos exámenes dependen también de las condiciones de trabajo, y los factores de riesgo a los que estuvo expuesto el individuo.

Fuente: Salud Laboral de América - www.salud-laboral.deamerica.net/